¿Cómo afecta las nuevas tecnologías el futuro y el desarrollo
de la profesión agropecuaria?

Jorge A. Patarroyo V.
Zootecnista UDCA
jorgepatarroyov@yahoo.com.mx

Resumen

“Empezamos a vivir una nueva era sin precedentes, muchos años atrás se predijo a nivel científico, las personas del común lo vieron como algo inalcanzable y los medios lo vendieron como ciencia ficción “

Nuestro estilo de vida nos hace cada vez mas semejantes los unos a los otros, nuestra sociedad nos exige un desarrollo tecnológico para poder desempeñarnos en las nuevas tendencias de la era electrónica. Las empresas, bancos, instituciones, y demás sectores deben dar un nuevo paso para acceder a las nuevas tendencias que ofrece estas tecnologías, para sus empresas y el acceso que facilita las actividades de sus usuarios y clientes.

Las nuevas tecnologías, además de ser beneficiosas a una gran parte de la población mundial, siguen siendo accesibles sólo para un limitado sector de sociedad, que además de poseer un ingreso económico privilegiado y estable, debe poseer un nivel educativo mínimo para poder aprovechar al máximo la inversión de muchas de estas tecnologías (computadores, teléfonos móviles, GPS, programas, bases de datos, equipos de medición, etc.), lo cual está generando una transformación en la humanidad que se manifestado y continuará en pocos años, donde se dividirá la humanidad, según su grado de desarrollo tecnológico masificado y distribuido entre sus pobladores. Este fenómeno está ligado a la ya reconocida y estudiada brecha económica de la sociedad mundial, la cual se amplia cada vez más y sin esperanzas de cambio, ante esto, debemos ahora sumarle una nueva brecha “tecnológica”, que está generando un nuevo analfabetismo en la sociedad frente al desarrollo tecnológico. Recordemos que solamente en Latinoamérica existen 180 millones de personas en condiciones de pobreza (BID, 2001), muchos de estos pueblos aún siguen esperando que lleguen los servicios básicos como el agua, la electricidad, o una simple carretera que los comunique, sin embargo, vemos a muchas de estas alejadas poblaciones utilizando telefonía celular, y en otros casos inversiones satelitales de Internet, que son subutilizadas por los usuarios por su bajo conocimiento tecnológico.

Es importante aclarar que en el ámbito agropecuario la palabra “tecnología”, no se traduce solamente a los avances de la electrónica, la informática, o las telecomunicaciones, desarrollos biotecnológicos o de gran complejidad. Debemos asociar este termino, además, a los avances que se han desarrollado a nivel de campo por profesionales de reconocida trayectoria, previamente capacitados, que generan estrategias para el aprovechamiento de los recursos ya existentes o promoviendo nuevas alternativas de producción, estas tecnologías normalmente se divulgan para el aprovechamiento comercial tanto de empresas privadas como de pequeños productores.

Reflejándose aquí nuevamente el acceso a la tecnología, pues las empresas organizadas y bien dirigidas obtienen acceso a estas tecnologías, las adoptan y las aplican en sus procesos de producción, mientras que los pequeños productores, en su gran mayoría no adoptan los cambios tecnológicos de igual manera, pues su nivel cultural no es totalmente compatible en la ejecución del nuevo modelo, y la limitación económica hace que no se pueda desarrollar con éxito el modelo tecnológico establecido.

Después de analizar la distribución de la tecnología en la sociedad, observemos su influencia en el desarrollo de las actividades agropecuarias, generalmente quien posee tecnología posee recursos económicos y por lo tanto posee conocimientos, la empresa privada del sector agropecuario, realiza grandes inversiones en infraestructura, sistematización, maquinaria, personal calificado entre otros, lo que lo hace competitivo, eficiente y económicamente rentable, mientras que la mayoría de los productores rurales aún siguen sin acceder a las nuevas tecnologías que ofrecen los centros de investigación y las entidades de fomento, convirtiéndose en una actividad de subsistencia. El estado a pesar de poseer tecnología, centros de investigación, grandes áreas de concentración militar, granjas experimentales y bienes incautados en su poder, no participa en la producción agropecuaria nacional de forma competitiva y planificada.

La formación de profesionales Agropecuarios, varia según la diferenciación de sus especialidades y el impacto ante la sociedad, esto trasciende de la formación sociocultural y el entorno económico del estudiante, el acceso a nuevas formas de capacitación y tecnología, así mismo el proceso de desarrollo académico a través de su formación pedagógica, la cual expresa las virtudes de estudiante de acuerdo a las habilidades desarrolladas en su formación y la orientación de los docentes que tienen como responsabilidad vislumbrar el futuro cercano de las oportunidades, cambios y alternativas que deben comenzar a asumir para luego difundir, aplicar y reestructurar en su vida profesional.

Sumado a lo anterior, se dividen tres grupos de profesionales que actúan en el desarrollo agropecuario del país: Los primeros corresponden a un gran número de profesionales que deciden desarrollar una actividad específica, en algún sistema de producción empleando sistemas tecnológicos desarrollados en centros de investigación u otras organizaciones, ellos adoptan la tecnología, la transmiten pero no la desarrollan. Los segundos, corresponden a los profesionales que se dedican a la planeación de estrategias, políticas, y demás cargos administrativos, que tienen acceso a cierto tipo de tecnología para generar los proyectos, pero no generan tecnología, ni tampoco la aplican. El tercer grupo, corresponde a los profesionales que desarrollan nuevos avances y tecnologías, ellos poseen el respaldo de instituciones públicas o privadas, son quienes desarrollan nuevas tecnologías y las aplican limitadamente.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, el desarrollo profesional y la formación académica debe poseer un equilibrio ante el desarrollo de las tecnologías aplicativas a nivel de campo, como las ayudas tecnológicas electrónicas que se presentan en nuestro entorno, las tecnologías aplicativas están fundamentadas para optimizar los recursos existentes, y una nueva tendencia en ellos que consiste en la recuperación de saberes, transformándose en nuevos modelos tecnológicos como la readopción de modelos trabajados e investigaciones anteriores, que en su momento no se desarrollaron eficientemente por diferentes situaciones y causas. 

El desarrollo electrónico e informático, es una herramienta eficaz en la elaboración de tecnologías, puesto que facilitan la organización de datos, contabilidad, estimativos, estadísticas, ayudas audiovisuales y acceso a la información entre otros, teniendo en contra el desestímulo a la información, que se ubica en publicaciones físicas (bibliotecas) artículos y publicaciones generadas años atrás, pues la mayoria de la información en formatos magneticos o de internet por lo general no tienen mas de 10 años de publicación, pues es de entender que las publicaciones en estos medios sean recientes, pero se esta formando una nueva generación de estudiantes y profesionales que desconocen los trabajos desarrollados muchos años antes, que esperan ser consultados e investigados en bibliotecas y archivos en forma de libros y documentos, que se encuentran en sitios localizados que desconoce esta nueva generación, la cual considera este tipo de información y publicaciones como obsoletas o sin aplicabilidad, sin tener en cuenta que muchas de estos trabajos, publicaciones y tecnologías nunca se desarrollaron masivamente, lo que puede dar inicio al desarrollo de nuevos esquemas recopilando las investigaciones preexistentes.

El sistema de información mundial que se encuentra en Internet, cada día se vuelve más denso y la búsqueda de información se hace interminable, limitándose en su mayoría a investigaciones recientes lo que hace que nuestros estudiantes y profesionales se estén desarrollando en un ámbito de última tecnología, generado en su mayoría por países de avance tecnológico superior al nuestro, creando una visión distorsionada de la aplicabilidad y del desarrollo, desconociendo la historia y el avance a través de los años de las tecnologías aplicadas en nuestro medio regidas no solamente por el acceso a estas o por el nivel económico, sino limitado a situaciones políticas y sociales propias de nuestro país.

La nueva generación de profesionales agropecuarios crecen y se educan en un modelo tecnológico basado en la electrónica y las telecomunicaciones que no conoce límites, y que ofrecerá grandes cambios en un futuro en el corto plazo, esta capacidad y dominio de esta parte de la tecnología debe ser aprovechado y potencializado por las diferentes escuelas de las carreras agropecuarias, generando nuevos modelos que permitan que este tipo de profesiones se actualicen y se acomoden con respecto a otras profesiones de nivel científico, promoviendo el uso aplicativo de estas tecnologías.

Por lo tanto, las nuevas generaciones de profesionales deben ser preparados y capacitadas integralmente para poder llevar a cabo la transferencia de tecnología a una población y a un ambiente opuesto al que se viene desarrollando en la academia. Esto para reducir así, la brecha tecnológica que poseen nuestras explotaciones agropecuarias, adoptando modelos de sociología rural que permitan el acceso a las tecnologías de acuerdo al nivel de desarrollo de cada población, generando un impacto social y tecnológico importante que permita cerrar significativamente la brecha económica que divide a nuestra sociedad.

BID. 2001. Reducción de la pobreza y fortalecimiento del capital social y la participación: La acción reciente del Banco Interamericano de Desarrollo. Gustavo Yamada, Economista Senior de la Unidad de Pobreza y Desigualdad, Departamento de Desarrollo Sostenible, BID. Dsiponible en: http://www.eclac.cl/prensa/noticias/comunicados/3/7903/yamada.pdf